Hallan herramientas de madera de 90.000 años que no fueron hechas por humanos

0
Hallan herramientas de madera de 90.000 años que no fueron hechas por humanos
Herramientas halladas. Crédito: Rios-Garaizar / PLOS One

Las excavaciones arqueológicas en el norte de España han encontrado algo increíble. Dos herramientas de madera que, con 90.000 años de antigüedad, son las más antiguas de su tipo encontradas.

Lo que es especialmente bueno es que estas herramientas no fueron hechas y usadas por el Homo sapiens, sino por nuestros primos mayores: los neandertales.

El sitio de Aranbaltza en la Península Ibérica fue sede de varias ocupaciones neandertales durante milenios, según investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH).

Incluido en el sedimento había dos herramientas de madera. Han sido datadas gracias al barro en el que se encontraron y poseen miles de años de antigüedad, correspondiendo al Paleolítico Medio, una época en la que los Neandertales habitaban en Europa.

Las herramientas son una rareza maravillosa. La madera es un material orgánico que se descompone, por lo que las herramientas de madera ligadas a la historia humana temprana a menudo se pierden por los estragos del tiempo.

Diversas imágenes de las herramientas halladas
Diversas imágenes de las herramientas halladas. Crédito: Rios-Garaizar / PLOS One

De hecho, solo se conservan en entornos muy específicos, como los sedimentos anegados de Aranbaltza.

Solo una de las dos herramientas recuperadas fue objeto de análisis y estudio por un equipo dirigido por el arqueólogo del CENIEH, Joseba Ríos-Garaizar.

El desgaste en su punta producido por el estrés mecánico repetido indica que fue utilizado para tareas como desenterrar alimentos, como tubérculos y almejas; desenterrar piedras; o haciendo pozos para incendios.

«Las pocas líneas de evidencia directas e indirectas disponibles sugieren que la madera desempeñó un papel significativo en las adaptaciones tecnológicas de los neandertales», escribieron los investigadores en su artículo.

«La madera proporciona suficiente plasticidad para dar forma a una variedad de herramientas que son imposibles de obtener mediante el uso de piedras, y es muy difícil de obtener con huesos, que tienen tamaños restringidos y son más difíciles de trabajar».

El equipo inspeccionó de cerca la superficie del palo de excavación, concluyendo que se construyó a partir de un tronco de tejo que se cortó por la mitad longitudinalmente.

Imagen de sección transversal de una de las herramientas halladas
Imagen de sección transversal de una de las herramientas halladas. Crédito: Rios-Garaizar / PLOS One

Una de estas mitades fue chamuscada y endurecida usando fuego, y se raspó con una herramienta de piedra para lograr la forma puntiaguda de la herramienta de excavación, piensa el equipo.

Aunque los implementos de madera utilizados por los neandertales son poco comunes, no son del todo desconocidos. Las armas de madera que datan de hace 300.000 años se encontraron en Alemania en 1995, y un documento publicado a principios de este año trataba acerca de las herramientas de madera encontradas en Toscana, Italia, que datan de hace 171.000 años.

Aunque no son tan antiguas, las herramientas españolas contribuyen a la creciente evidencia de que el uso de herramientas de madera se extendió por toda la Europa paleolítica.

«El Paleolítico Medio temprano y el Tardío en la región se caracterizan por una gran variabilidad en el comportamiento», escribieron los investigadores en su artículo.

«El transporte a larga distancia de materias primas líticas, la tendencia hacia la microlitización, el uso de tecnologías de caza complejas, el control y uso de fuego, el uso de herramientas de hueso, un cierto grado de especialización de presas o la explotación de recursos marinos son especialmente notables».

«Ahora deberíamos agregar una elaborada tecnología de madera a esta complejidad conductual, dibujando una imagen de poblaciones de Neanderthal bien adaptadas y flexibles en la región».

El estudio científico ha sido publicado en PLOS One.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here