Hallan buque de guerra del siglo XVIII y barco a vapor del siglo XIX bajo arrecife de coral mexicano

0
Cañones de una fragata holandesa del siglo XVIII
Cañones de una fragata holandesa del siglo XVIII. Crédito: INAH

Las aguas de la Península de Yucatán en México suelen estar llenas de turistas y pescadores que beben margarita, pero debajo de la superficie del mar, los arqueólogos se han topado recientemente con un tesoro escondido de naufragios.

Los restos de un barco de guerra holandés del siglo XVIII, un barco de vapor británico del estilo del Mississippi del siglo XIX y un faro han sido descubiertos cerca de la ciudad costera de Sisal por arqueólogos marinos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH). Junto con estos tres descubrimientos principales, los investigadores encontraron varias piezas de armamento, balas de cañón, fragmentos de cerámica y otras reliquias de los últimos cuatro siglos.

El barco holandés fue descubierto con una capa de coral de 15 centímetros de espesor (6 pulgadas) sobre él, a unos 40 kilómetros (24 millas) al noroeste de Sisal. Sorprendentemente, esta nave se menciona en una carta escrita por Antonio de Cortaire, el gobernador de Yucatán en 1722, al ordenar un sistema de vigilancia revisado al enterarse de que el barco había naufragado allí en febrero de ese año.

Actualmente se conoce como «Cañones de Madagascar», debido a los cañones que se encuentran cerca del arrecife de Madagascar, que los investigadores sospechan que fueron arrojados por la borda para ayudar a evitar que el barco se hunda.

«Documentamos un total de 12 cañones de hierro cuyas dimensiones – 2,5 metros de largo por casi medio metro de diámetro – se parecen a la artillería de las fragatas de guerra holandesas que navegaron las Antillas en el siglo XIX», dijo Helena Barba Meinecke, Jefe de la Arqueología Subacuática de la Península de Yucatán, en un comunicado.

El barco de vapor tipo Mississippi, apodado «Adalio Vapor», en honor del abuelo del pescador que mostraba a los arqueólogos donde estaba escondido el pecio, era en realidad un barco británico. Los investigadores descubrieron que fue construido entre 1807 y 1870, antes de la invención de un tipo específico de caldera escocesa.

«Un gran descubrimiento, junto con restos de porcelana y gres (ocho piezas) descubiertos después de realizar un estudio estratigráfico del lecho marino en el sitio del Adalio Vapor», dijo Meinecke. Añadió que estos artefactos son particularmente importantes porque hablan de la vida cotidiana a bordo durante el siglo XIX, no solo de la guerra y la navegación.

Finalmente, el equipo también logró descubrir la ubicación de un faro destruido del siglo XIX. Creen que esta estructura tenía alrededor de 8 metros (26 pies) de altura y 3.5 metros (11 pies) de diámetro antes de ser derribada por una tormenta tropical. Aunque, a juzgar por el número de naufragios en el área, no parece que fuera un faro muy efectivo.

Así luce un barco de vapor. En la imagen el primer barco de vapor español
Así luce un barco de vapor. En la imagen el primer barco de vapor español

Este trabajo de campo ha estado en curso durante casi 15 años, por lo que estos tres hallazgos principales son solo la punta de sus descubrimientos.

«Hoy tenemos varios naufragios, es decir, botes, anclas, cañones y otros elementos aislados, que suman más de 400 registros dentro del Inventario y Diagnóstico de Recursos Culturales Sumergidos en el Golfo de México y el Caribe Mexicano», agregó Meinecke.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here