Antiguos mayas tenían jaguares de mascotas y criaban perros para comer

0
Antiguos mayas tenían jaguares como mascotas y criaban perros para comer

La antigua ciudad maya de Ceibal fue una vez un mundo donde los perros se servían como comida y los grandes felinos se mantenían como mascotas. Hoy es una mina de oro arqueológica. Enterrados debajo de su superficie están los huesos y los dientes de animales más antiguos que, según los investigadores, ofrecen algunas de las primeras pruebas para el comercio y la domesticación de animales en las Américas.

Usaron un enfoque multi-isotópico para fechar los restos encontrados en el sitio de 3.000 años de Guatemala. Según la dieta de un animal, los niveles isotópicos (o elementos químicos) que se encuentran en los huesos y los dientes variarán. Los investigadores analizaron la relación de isótopos en el colágeno óseo de dos perros y un gato grande que datan del período Preclásico Medio Maya (1000-350 aC). Los restos eran altos en carbono e isótopos de nitrógeno, lo que indica que los animales fueron alimentados con maíz por los humanos y posiblemente comenzando a una edad temprana.

Los isótopos encontrados en este diente de jaguar indican que los cachorros de grandes felinos fueron alimentados con una dieta basada en maíz
Los isótopos encontrados en este diente de jaguar indican que los cachorros de grandes felinos fueron alimentados con una dieta basada en maíz. Crédito: Ashley Sharpe / Smithsonian Tropical Research Institute

También se encontraron isótopos de estroncio en el esmalte de los dientes, lo que significa que algunos de los perros probablemente provenían de tierras altas volcánicas distantes.

«El estudio muestra que los antiguos mayas probablemente manejaban animales salvajes y trasladaban animales, como perros, a largas distancias hace 2.400 años», dijo la autora del estudio Ashley Sharpe. «Estos animales ‘exóticos’ y cautivos podrían haber sido utilizados como alimento, pero debido a que algunos se encontraron en contextos especiales (pirámides), parece más probable que fueran utilizados para ceremonias y para que las elites presumieran como demostraciones de su poder.»

Debido a que estos restos se encontraron en el núcleo ceremonial de la ciudad, los investigadores creen que fueron «significativos» de alguna manera. Ya sea que los animales fueron criados como mascotas, comidos como comida o utilizados como sacrificios sigue siendo un misterio.

«A veces vemos gatos salvajes con seres humanos en el arte antiguo, incluidos cachorros de jaguar retenidos por reyes. Sospecho que la presencia de cachorros de grandes felinos en Ceibal es evidencia de que la gente había estado capturando y criando gatos salvajes durante siglos en América Central», dijo Sharpe. «Posiblemente lo hicieron por exhibiciones ceremoniales de poder. Un caso similar que sucedió recientemente fueron los últimos Juegos Olímpicos de Brasil, ¡donde llevaron a un jaguar vivo al escenario durante la ceremonia de la antorcha!»

Los perros, por otro lado, probablemente fueron utilizados como alimento, dice Sharpe.

Solo un pequeño subconjunto de los miles de huesos de animales encontrados en Ceibal fueron probados. La evidencia de ciervos no locales, cerdos salvajes, pavos, zarigüeyas y tapires indican que estos animales fueron quizás «parte de la economía de mercado que existía en ese momento», según el estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los huesos de perro se encontraron en los niveles más bajos de dos pozos, cada uno dentro de una pirámide en el sitio de Ceibal
Los huesos de perro se encontraron en los niveles más bajos de dos pozos, cada uno dentro de una pirámide en el sitio de Ceibal. Crédito: Ashley Sharpe / Smithsonian Tropical Research Institute

El sitio del patrimonio de Ceibal está amenazado por una serie de influencias humanas, incluidas las bandas de narcotraficantes, la tala ilegal y la contaminación derivada de la escorrentía agrícola. Sharpe dice que espera que tanto el gobierno guatemalteco como su pueblo tomen «medidas más enérgicas» para proteger a Ceibal y otros parques similares, pero el trabajo no termina ahí.

«Los arqueólogos y otros científicos que trabajan en los parques deberían tratar de crear conciencia sobre estos problemas, e informar de actividades ilegales al gobierno de Guatemala cuando lo vean», dijo. «Creo que a mucha gente le resulta más fácil no decir nada, pero no creo que sea una solución»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here