Un pigmento azul usado en el antiguo Egipto podría generar electricidad por medio del calor

0

Una investigación ha encontrado que un pigmento de color desarrollado por los antiguos egipcios hace miles de años puede tener una aplicación extremadamente beneficiosa en la actualidad.

En un artículo publicado por The Journal of Applied Physics, un equipo dirigido por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía descubrió que el pigmento, conocido como azul egipcio, es 10 veces más fluorescente de lo que se pensaba anteriormente.

Por lo tanto, podría usarse para aumentar la eficiencia energética en edificios al enfriar los techos y las paredes y, al mismo tiempo, permitir la generación solar de electricidad a través de ventanas, dicen los autores. La fluorescencia es la emisión de luz de un objeto como resultado del bombardeo de otros tipos de luz o radiación electromagnética. Investigaciones anteriores han demostrado que cuando el azul egipcio absorbe luz visible, emite luz en el rango del infrarrojo cercano.

Considerado como el primer pigmento sintético, el azul egipcio, que se deriva del silicato de calcio y calcio, se usaba de manera rutinaria en las antiguas representaciones de dioses y la realeza en el antiguo Egipto. Fue conocido por los romanos como «caeruleum», pero después de la época romana el pigmento se redujo de uso y la forma de su creación fue olvidado hasta el siglo 19.

Para su estudio, los científicos recubrieron las superficies de muestra con azul egipcio y compuestos relacionados y las expusieron a la luz solar, midiendo la temperatura después. Descubrieron que los azules fluorescentes pueden emitir casi el doble de fotones (o partículas de luz) que absorben.

El azul egipcio es considerado el primer pigmento sintético. Se derivó del silicato de cobre y calcio y se usó de forma rutinaria en antiguas representaciones de dioses y realeza en el antiguo Egipto, como las de este papiro de la época
El azul egipcio es considerado el primer pigmento sintético. Se derivó del silicato de cobre y calcio y se usó de forma rutinaria en antiguas representaciones de dioses y realeza en el antiguo Egipto, como las de este papiro de la época. Crédito: iStock

Los últimos descubrimientos refuerzan nuestra comprensión de qué colores son más efectivos para enfriar techos y fachadas en climas soleados. Si bien el blanco es la opción más convencional y efectiva para mantener un edificio fresco al reflejar la luz solar y reducir el uso de energía para el aire acondicionado, los propietarios de edificios a menudo requieren colores que no sean blancos por razones estéticas.

Los científicos de Berkeley han demostrado previamente que los pigmentos de rubí rojo fluorescentes pueden ser una alternativa efectiva al blanco. Ahora, el azul egipcio se puede agregar a la lista de opciones de colores de enfriamiento.

Además de su potencial para enfriar edificios, la fluorescencia del azul egipcio también podría aprovecharse para generar energía. Si se aplican células solares a los bordes de las ventanas teñidas con el pigmento azul, podrían convertir las altas cantidades de energía reflejada en el infrarrojo cercano para producir electricidad.

Los techos y paredes reflectantes pueden enfriar edificios y automóviles. Esto mitigaría el efecto de calor urbano y reduciría la necesidad de aire acondicionado, que utiliza grandes cantidades de energía y, por lo tanto, contribuye a la quema de combustibles fósiles, un impulsor del calentamiento global. Al reflejar los rayos del sol de vuelta al espacio, estos materiales frescos también liberan menos calor a la atmósfera, lo que ayuda a enfriar el planeta y contrarrestar algunos de los efectos del calentamiento.