Nuevo estudio sugiere que la lepra vino de Europa

0
Nuevo estudio sugiere que la lepra vino de Europa

El análisis esquelético muestra que las cepas más antiguas de la enfermedad procedían de Europa, la más antigua de Greater Chesterford, Essex, alrededor del año 500 a.C.

La lepra puede haberse originado en Europa en lugar de en Asia, de acuerdo con el estudio más grande hasta la fecha sobre las cepas ancestrales de la enfermedad.

El estudio ha revelado que más cepas de la lepra de lo esperado estaban presentes en la Europa medieval, lo que llevó a los científicos a reconsiderar los orígenes y la edad de la enfermedad devastadora.

«Durante siglos ha habido una interrogante sobre dónde se originó la lepra; la mayoría de las suposiciones creen que comenzó en China y el Lejano Oriente», dijo Helen Donoghue, coautora del último trabajo y científica de University College London. «Esta última investigación muestra todas las cepas de la bacteria de la lepra, de hecho estaban presentes en la Europa medieval, lo que sugiere fuertemente que la lepra se originó mucho más cerca de casa, posiblemente en el extremo sureste de Europa o en el oeste de Asia».

La lepra es una de las enfermedades más antiguas registradas y más estigmatizadas en la historia de la humanidad. Fue prevalente en Europa hasta el siglo XVI y todavía es endémica en muchos países, principalmente en las regiones ecuatoriales, con más de 200.000 nuevos casos reportados anualmente.

 Los restos óseos muestran evidencia de lepra en el cementerio de Odense St Jørgen en Dinamarca, que se estableció en 1270 y existió hasta 1560
Los restos óseos muestran evidencia de lepra en el cementerio de Odense St Jørgen en Dinamarca, que se estableció en 1270 y existió hasta 1560. Crédito: Dorthe Dangvard Pedersen

Los científicos examinaron aproximadamente 90 esqueletos con deformaciones características de la lepra, que se encontraron en Europa y datan entre 400 d.C. y 1400 d.C.

A partir de los fragmentos, reconstruyeron 10 nuevos genomas (códigos genéticos completos) de Mycobacterium leprae, la bacteria que causa la lepra. Anteriormente, se sabía que solo una o dos cepas circulaban en la Europa medieval y la diversidad recientemente descubierta sugiere que la enfermedad debe tener al menos unos pocos miles de años.

El nuevo análisis también incluyó la cepa más antigua conocida, extraída de restos esqueléticos hallados en Great Chesterford, Essex, y fechados entre 415 y 545 d.C.. También se reveló que esta cepa es la misma que se encuentra en las ardillas rojas de hoy en día, dando a entender que la enfermedad pudo haber sido introducida en Gran Bretaña a través del comercio de pieles de ardilla.

El profesor Johannes Krause, autor principal del estudio y director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Alemania, dijo que el equipo estaba recurriendo a esqueletos aún más antiguos en un intento de corroborar registros escritos de casos de lepra que datan de hace 2.000 años. «Tener genomas más antiguos en un análisis de datación dará como resultado estimaciones más precisas», dijo.

Los hallazgos se publican en la revista PLOS Pathogens.