Nueva técnica de rayos X puede ver los nervios y los vasos sanguíneos de una momia

0

Los arqueólogos han incursionado en el uso de rayos X para estudiar momias antiguas desde principios del siglo XX. Aproximadamente 120 años después, las técnicas de imagen utilizadas para aprender sobre la vida y la muerte de estas personas se han vuelto increíblemente poderosas.

Investigadores en Suecia han desarrollado una técnica que puede visualizar el tejido blando de una antigua momia egipcia hasta un nivel microscópico, incluso detectando los restos de células individuales.

Como se informó en la revista Radiology, investigadores del KTH Royal Institute of Technology/Albanova University Center en Estocolmo, Suecia, han utilizado una técnica de tomografía computarizada (TC) para obtener imágenes del tejido blando de una mano de una antigua momia egipcia. Dentro de estas imágenes, podemos ver los mejores detalles biológicos de la momia, con una resolución de entre 6 y 9 micrómetros, que es un poco más grande que un glóbulo rojo humano.

Crédito: Radiological Society of North America

La mano fue llevada de Egipto a Suecia a fines del siglo XIX y se remonta a alrededor del 400 a.C. La nueva y revolucionaria técnica incluso permitió a los investigadores ver los nervios, los vasos sanguíneos en los lechos ungueales, diferentes capas de la piel e incluso los restos de células adiposas (que almacenan grasa).

Esta técnica no solo se usará para crear algunas imágenes de definición ultraalta para documentar momias antiguas, sino que también podría usarse para aumentar nuestra comprensión de las enfermedades antiguas.

«Para el estudio de los huesos y otros materiales duros y densos, el contraste de absorción funciona bien, pero para los tejidos blandos, el contraste de absorción es demasiado bajo para proporcionar información detallada», dijo Jenny Romell, de KTH Royal Institute of Technology / Albanova University Center, en un comunicado.

«Por eso, en cambio, proponemos imágenes de contraste de fase basadas en propagación».

Las imágenes de contraste de fase basadas en la propagación detectan tanto la absorción como el cambio de fase que se produce cuando los rayos X pasan a través de una muestra. Esto crea diferentes grados de contraste dentro de una imagen y permite que surjan detalles más sutiles, no solo una simple proyección en blanco y negro.

Las imágenes muestran la TC de la mano momificada
Las imágenes muestran la TC de la mano momificada. Crédito: Radiological Society of North America

«Existe el riesgo de que no se detecten rastros de enfermedades que solo se conservan en el tejido blando si solo se utilizan imágenes de contraste de absorción», agregó Romell.

«Sin embargo, con las imágenes de contraste de fase, las estructuras de los tejidos blandos se pueden visualizar con resolución celular, lo que abre la oportunidad de un análisis detallado de los tejidos blandos».

Todavía es relativamente pronto para la técnica, especialmente en este campo, pero los investigadores argumentan que algún día podría ser ampliamente utilizado en el estudio de las momias y otros restos antiguos.

«Al igual que la TC convencional se ha convertido en un procedimiento estándar en la investigación de momias y otros restos antiguos, vemos la TC de contraste de fase como un complemento natural de los métodos existentes», dijo Romell.