Hallan una momia «intacta» de hace 1.000 años en Perú, envuelta en algodón

0
Hallan una momia bien conservada de 1.000 años de antigüedad en Perú, envuelta en algodón

Un equipo de arqueólogos en Pachacamac encontraron un santuario que contenía cámaras funerarias. Dentro de una cámara, encontraron un paquete funerario parecido a un ataúd conteniendo la momia. También encontraron ofrendas dejadas por fieles, incluyendo conchas y restos de animales.

Los arqueólogos han desenterrado un antiguo paquete funerario de la cultura Ychsma que contiene los restos momificados de una persona enterrada en Perú de hace aproximadamente 1.000 años.

Durante una importante excavación en Pachacamac, Perú, un sitio de peregrinación precolombino bajo el Imperio Inca, los investigadores descubrieron un santuario lleno de cámaras funerarias y momias; dentro, encontraron la estructura envuelta en forma de ataúd y el individuo «increíblemente bien conservado».

El fardo funerario de unos 1.000 años de antigüedad, rodeado de ofrendas
El fardo funerario de unos 1.000 años de antigüedad, rodeado de ofrendas

El equipo también descubrió ofrendas dejadas en los monumentos por fieles, incluyendo conchas marinas, jarrones, perros y otros objetos preciosos, junto con una «capilla» pensada para los peregrinos extranjeros.

Investigadores de la Université libre de Bruxelles’s centre for archaeological research (CReA-Patrimoine) exploraron el sitio durante nueve semanas, revelando tres estructuras monumentales y lo que se cree que es un santuario dedicado a los antepasados.

El esfuerzo fue parte del proyecto Ychsma -llamado así por los pueblos nativos de la región-. Según el equipo, el espacio probablemente se transformó en un templo de agua y curación a finales del siglo XV bajo el dominio Inca.

Antes de los Incas, sin embargo, el santuario albergaba cámaras funerarias y numerosas momias. Mientras que la mayoría fueron saqueados durante la conquista española, la cámara que contenía la momia atada permaneció intacta.

El equipo planea estudiar los contenidos del «ataúd» utilizando escaners de rayos X, tomografía axial, reconstrucción tridimensional y otros métodos de imágenes, para mirar sin perturbar realmente el material.

«El difunto todavía está envuelto en el enorme bulto fúnebre que servía de ataúd», dice el profesor Peter Eeckhout, quien dirigió la expedición.

El arqueólogo Peter Eeckhout con una máscara de madera que estaba colocada sobre la cabeza de una momia que ya no se conserva porque fue saqueada.
El arqueólogo Peter Eeckhout con una máscara de madera que estaba colocada sobre la cabeza de una momia que ya no se conserva porque fue saqueada.

«Descubrimientos como este son excepcionalmente escasos, y esta momia está increíblemente bien conservada».

«Se recolectaron muestras para datación con carbono 14, pero el área en que se descubrió y el tipo de tumba sugieren que este individuo fue enterrado entre 1000 y 1200 d.C.», agregó el profesor Eeckhout.

Las ofrendas encontradas en los monumentos incluyen conchas de Spondylus importadas de Ecuador, que simbolizan la fertilidad y la abundancia.

En la supuesta capilla, encontraron ofrendas de «cimientos», que incluían jarrones, perros y otros animales, junto con una plataforma con un agujero en el centro, que se pensaba que era el sitio donde una vez estuvo el ídolo.

Ofrenda formada por conchas marinas y cuentas
Ofrenda formada por conchas marinas y cuentas

Todo el complejo probablemente fue diseñado alrededor de esta figura.

«Las deidades y su adoración jugaron un papel importante en la vida de las sociedades precolombinas», dijo Eeckhout. A lo cual añadió: «El Inca entendió esto muy bien, y lo integró a la forma en que ejercían su poder. Al promover la adoración en todo el imperio, contribuyeron a crear un sentido común de identidad entre los muchos pueblos diferentes que formaban el imperio».

«Pachacamac es uno de los ejemplos más sorprendentes de esto», añadio Eeckhout.