Hace 7.000 años algo causó la muerte de la mayoría de hombres

0
Hace 7.000 años algo causó la muerte de la mayoría de hombres

Los genes modernos de los hombres sugieren que algo peculiar ocurrió hace 5.000 a 7.000 años: la mayoría de la población masculina en Asia, Europa y África parece haber muerto, dejando solo un hombre por cada 17 mujeres.

Este llamado «cuello de botella» de la población se propuso por primera vez en 2015, y desde entonces, los investigadores han estado tratando de descubrir qué podría haberlo causado. Una hipótesis sostenía que la disminución en la población masculina se debía a factores ecológicos o climáticos que afectaban principalmente a los descendientes masculinos, mientras que otra idea sugería que la muerte se debía a que algunos machos tenían más poder en la sociedad y producían más hijos.

Ahora, un nuevo estudio, publicado el 25 de mayo en la revista Nature Communications, sin embargo, ofrece otra explicación: Las personas que viven en clanes patrilineales (que consiste en los varones de la misma ascendencia) podrían haber luchado entre sí, eliminando linajes machos enteros a la vez.

Esa proporción de 17 mujeres por cada hombre «nos pareció muy extrema, y ​​debe haber otra explicación», dijo el autor principal del estudio Marcus Feldman, genetista de poblaciones de la Universidad de Stanford en California. Según su nueva explicación, la población masculina no cayó en picado, sino que la diversidad del cromosoma Y disminuyó debido a la forma en que la gente vivía y luchaba entre sí. En otras palabras, en realidad no había menos hombres, solo menos diversidad entre los hombres.

Los humanos tenemos 23 pares de cromosomas que transportan la mayoría de nuestros genes. De estos, el par 23 es lo que determina nuestro sexo: mientras que las mujeres tienen dos cromosomas X, los hombres tienen un cromosoma X y un cromosoma Y.

Debido a que la descendencia hereda un cromosoma de cada progenitor, los genes generalmente se mezclan, lo que aumenta la diversidad entre las especies. Pero el cromosoma Y, que no tiene una contraparte femenina, no se baraja, por lo que se mantiene prácticamente igual desde el abuelo al padre hasta el hijo (salvo las mutaciones que ocurren, lo que explica por qué el cromosoma Y difiere entre los varones).

Crédito: Tian Chen Zeng, Alan J. Aw & Marcus W. Feldman.

La guerra podría haber causado el cuello de botella del cromosoma Y

Para probar su teoría, los investigadores realizaron 18 simulaciones en las que crearon diferentes escenarios para el cuello de botella que incluían factores como las mutaciones del cromosoma Y, la competencia entre grupos y la muerte. Sus simulaciones mostraron que la guerra entre los clanes patrilineales podría haber causado este llamado «cuello de botella del cromosoma Y», porque los miembros de cada clan patrilineal tendrían cromosomas Y muy similares entre sí. Por lo tanto, si un clan mata a otro, también reduciría la posibilidad de que el cromosoma Y de esa familia pase a descendencia.

Sin embargo, en las simulaciones de los investigadores en las que los clanes patrilineales no existían, no se producía el cuello de botella.

Además, no había tal cuello de botella en las mujeres de la época, como lo demuestra el ADN mitocondrial, un tipo de ADN transmitido solo de madre a hijo .

«En ese mismo grupo, las mujeres podrían haber venido de cualquier parte», dijo Feldman. «Habrían sido traídos al grupo por las victorias que tuvieron sobre otros grupos, o pudieron haber sido mujeres que residían en esa área antes».

Como ejemplo, agregó, si nos fijamos en la colonización a lo largo de la historia, la gente en general «mató a todos los hombres y se guardó a las mujeres para ellos».

Monika Karmin, genetista de poblaciones de la Universidad de Tartu en Estonia que no formó parte del nuevo estudio, dijo que la «belleza de su estudio» es la forma en que los investigadores formularon su hipótesis y demostraron que «los clanes combatientes son de hecho posibles».

«Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que hay muy poca información sobre la organización social real de ese momento», dijo Karmin, quien fue el autor principal del estudio de 2015 que propuso por primera vez el cuello de botella. Por lo tanto, podría haber otras fuerzas «socioculturales» en juego, dijo.

Los investigadores hicieron «simulaciones informáticas cuidadosas, mientras que los documentos anteriores no lo hicieron», dijo Chris Tyler-Smith, un genetista evolutivo del Instituto Sanger en el Reino Unido que no participó en el estudio. «La suposición de que la causa del cuello de botella fue la guerra es razonable», especialmente dado el período de tiempo, agregó.

La gente todavía vivía en pequeños clanes que realizaban agricultura a pequeña escala hace 5.000 a 7.000 años, un momento justo antes de que las personas se mudaran a sociedades más grandes y construyeran grandes ciudades. Fue una «transición entre la agricultura temprana usando herramientas de piedra y la agricultura posterior en sociedades que usan herramientas de metal», dijo Tyler-Smith.

Pero después de este cuello de botella, «ves el comienzo de las organizaciones sociales y el cambio de las sociedades de pequeña escala a tener ciudades y organizaciones de personas en grupos que no están tan decididos a mantener el linaje del cromosoma Y», dijo Feldman. Durante este tiempo, la población masculina se recuperó, agregó.

Normalmente, los investigadores se centran en el comportamiento que puede tener una base genética, pero no en el comportamiento que influye en los genes, dijo Feldman. El nuevo hallazgo es «un ejemplo de lo que una preferencia cultural puede hacer para cambiar el nivel de variación genética».

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature Communications.