El rostro y los pies de Tutankamón son revelados luego de 9 años de restauración a su tumba

0
El rostro y los pies de Tutankamón son revelados luego de 9 años de restauración a su tumba
Crédito: Getty Images / AFP

El rostro y los pies momificados del faraón egipcio Tutankamón han sido revelados en una increíble serie de fotos después de una restauración de su tumba que tomó nueve años.

Después de casi una década de arduo trabajo, los conservadores en Egipto repararon la tumba recién restaurada del Faraón, mejor conocido como el Rey Tut.

Compartieron una serie de imágenes de la tumba, pero las fotos más impactantes mostraron el rostro y los pies momificados del Faraón.

El cuerpo momificado del rey Tut, que murió a la edad de 18 años, fue envuelto en lino y exhibido en una caja de vidrio con una temperatura controlada en su tumba subterránea.

El rostro y los pies de Tutankamón son revelados luego de 9 años de restauración a su tumba

La tumba se encuentra en el Valle de los Reyes, que se encuentra en la orilla oeste del Nilo, frente a la ciudad del sur de Egipto, Luxor.

Restauración de nueve años

El Getty Conservation Institute, junto con el Ministerio de Antigüedades de Egipto, trabajaron durante nueve años y, además de limpiar y restaurar las pinturas en las paredes de la tumba, se centró en combatir el desgaste que se había acumulado después de décadas de actividad turística.

Los investigadores limpiaron minuciosamente el enorme arte de la pared en la tumba, pero decidieron dejar una serie de extrañas y misteriosas «manchas oscuras» que existían en 1922 cuando el arqueólogo Howard Carter abrió la tumba por primera vez.

Se pensó que las manchas marrones, los crecimientos microbiológicos en las paredes pintadas de la cámara funeraria, podrían estar creciendo.

El rostro y los pies de Tutankamón son revelados luego de 9 años de restauración a su tumba

Sin embargo, los investigadores analizaron fotografías históricas de mediados de la década de 1920 y encontraron que no mostraban ningún nuevo crecimiento de las manchas.

Para confirmar este hallazgo, se realizaron análisis de ADN y químicos y se confirmó que las manchas tenían un origen microbiológico pero estaban muertas y, por lo tanto, ya no eran una amenaza.

Debido a que las manchas han penetrado en la capa de pintura, no se han eliminado ya que esto dañaría las pinturas murales.

La tumba aún alberga un puñado de objetos originales, incluida la momia de Tutankamón (exhibida en una caja sin oxígeno), el sarcófago de cuarcita con su tapa de granito en el piso, el ataúd exterior de madera dorada y las pinturas murales de la cámara funeraria que representan la vida y la muerte de Tut.