Arqueólogos descubren un misterio de la construcción de Stonehenge

0
Arqueólogos descubren un misterio de la construcción de Stonehenge

Las excavaciones en dos canteras en Gales sugieren que las famosas «piedras azules» de Stonehenge se extrajeron hace unos 5.000 años y viajaron de manera novedosa a su lugar de descanso final a 290 kilómetros (180 millas) de distancia.

Las dos canteras muestran evidencia de extracción de megalitos en 3000 a.C., el mismo período del primer estado de construcción de Stonehenge. Escribiendo en la revista Antiquity, los investigadores señalaron la ubicación exacta de dos de las fuentes de piedra de Stonehenge, sugiriendo además que las grandes columnas de piedra se excavaron con un sofisticado sistema de cuñas y luego se transportaron en plataformas móviles a un lugar temporal cerca de la ubicación actual de Stonehenge en Wiltshire, suroeste Inglaterra.

Mike Parker Pearson, autor del estudio, dijo en un comunicado:

«Lo que es realmente emocionante de estos descubrimientos es que nos llevan un paso más cerca de descubrir el mayor misterio de Stonehenge: por qué vinieron estas piedras de tan lejos».

En Pembrokeshire, en el oeste de Gales, se encuentra la cantera más grande que contribuye a Stonehenge, que se encuentra en el afloramiento de Carn Goedog en la ladera norte de las colinas de Preseli, a casi 300 kilómetros de distancia del megalito. Es aquí donde se cree que se originaron 42 de las piedras más pequeñas de Stonehenge, conocidas como «piedras azules».

Richard Bevins del National Museum of Wales dijo en un comunicado:

«Esta fue la fuente dominante de la dolerita manchada de Stonehenge, llamada así porque tiene manchas blancas en la ígnea roca azul. Al menos cinco de las piedras azules de Stonehenge, y probablemente más, provienen de Carn Goedog».

Los pilares verticales naturales que podrían romperse fácilmente abriendo las uniones verticales entre cada afloramiento de piedra azul habrían hecho la extracción de estas piedras bastante fácil. Los trabajadores neolíticos podrían haber insertado cuñas en estas articulaciones y luego simplemente bajarlas usando una piedra artificial y plataformas de tierra descubiertas justo debajo de los pilares.

Cantera de Stonehenge
Cantera de Stonehenge. Crédito: UCL

Colin Richards, miembro del equipo de investigación, dijo:

«Los pilares de piedra azul se podían colocar sobre esta plataforma, que actuaba como un muelle de carga para bajarlos en trineos de madera antes de arrastrarlos».

Los martillos y las cuñas de piedra que se encuentran en el sitio respaldan esta afirmación.

Esto se suma a la creciente evidencia de que las piedras de megalito no fueron transportadas por una ruta marítima, sino por tierra.

Los investigadores creen que Stonehenge fue una vez un círculo de pilares de piedra azul sin trabajar colocados en hoyos cerca de su ubicación actual antes de que los bloques más grandes de arenisca conocidos como sarsens se agregaran medio milenio después. Pero por qué los arquitectos antiguos optaron por mover las piedras gigantescas a una distancia tan lejana aún sigue siendo un misterio.