Resuelven misterio de la mano verde momificada de un bebé

0
Resuelven misterio de la mano verde momificada de un bebé

La momificación, ya sea a través de transformaciones áridas en el desierto o a través de los procesos de embalsamamiento más famosos, no es sencilla. Dependiendo de cómo se haga, la persona momificada resultante, o animal, puede verse bastante diferente de la siguiente.

Esto es mejor presentado e un impresionante descubrimiento de la Universidad de Szeged de Hungría. Recordando sus investigaciones en un nuevo estudio, el equipo se enfoca en la historia de una mano de bebé de color extraño y semiconservada, que se encontró en 2005 en un cementerio abandonado en Nyarlorinc, una aldea en el sur del país.

El arduo trabajo llevó hasta ahora a descubrir por qué, a diferencia de esta mano, el resto del bebé, aunque variablemente verde, no estaba tan bien conservado. Según lo explicado por primera vez por The New York Times, esta investigación no solo resolvió un misterio de larga data, también reveló un nuevo tipo de técnica de momificación.

El equipo explica que cuando se encontraron los «minutos restantes» del bebé de fines del siglo XIX, el nivel de preservación era tan bueno que se ordenaron una serie de investigaciones multidisciplinarias. Los restos humanos momificados son en realidad más raros de lo que piensas, y estos a simple vista ya eran considerados «sin paralelo en el registro bioarqueológico».

Como enfatizó el equipo, la momificación tiene una definición no tan clara. No se refiere a ninguna técnica en particular; más bien, describe cualquier cadáver con tejidos blandos bien conservados. Esto ciertamente se aplicaba a este bebé desaparecido, que nació muerto o murió poco después de nacer, pero algo estaba claro aquí. ¿Por qué los restos eran tan verdes y por qué la mano del bebé estaba mucho mejor preservada que el resto?

Aquí es donde las cosas se ponen raras. El análisis químico del bebé reveló que las concentraciones de cobre dentro de los restos eran asombrosamente 497 veces más altas en comparación con otras momias. De hecho, fueron los más altos jamás vistos en una momia.

El cobre se encuentra ocasionalmente en cadáveres enterrados hace mucho tiempo. Ya sean monedas o armas, los materiales ricos en cobre a menudo se incluyen en la disposición ritual de los restos humanos. Algunas veces, como lo señaló The Smithsonian, este cobre momifica accidentalmente restos al infiltrar la piel y de alguna manera la preservar de la descomposición microbiana.

Este bebé, sin embargo, estaba impregnado, especialmente una de sus manos. Después de observar de cerca los contenedores en los que se enterraron los restos, se supo que enterraron al bebé con monedas de cobre. Probablemente se colocó una en su mano más momificada, que – a medida que la moneda lixivió el cobre con el tiempo – inadvertidamente ayudó a preservarlo mejor que el resto del niño cada vez más verde.

El cobre por sí solo no es suficiente para engendrar un «proceso completo de momificación»; también se requiere una configuración relativamente aislada que prohíbe la descomposición total. En cualquier caso, el equipo señala que este «puede ser el primer caso de momificación conducido exclusivamente por cobre que se haya reportado», y seguramente tampoco será el último.

El autor principal, el Dr. János Balázs, del Departamento de Antropología Biológica de Szeged, dijo que «los entierros en macetas o cajas de madera son conocidos por los registros arqueológicos y etnográficos». Esto significa que «casos similares de momificación aún pueden ocurrir en el futuro en Europa, o en cualquier otro lugar donde las prácticas mortuorias puedan haber estado en uso produciendo microambientes similares».

Pueden activar los subtítulos en español en las opciones del vídeo de Youtube

No todo ha sido resuelto. Aunque el cementerio data de finales de la Edad Media, este individuo fue enterrado aquí al menos 150 años después de que el sitio fue abandonado, y no está claro por qué sucedió esto. Al mismo tiempo, aunque las monedas fueron entregadas a los muertos como una forma de ayudarlos a alcanzar la otra vida, esto ya pasó de moda cuando el bebé murió.

De cualquier manera, estamos seguros de que el nuevo descubrimiento hará que otros expertos en el campo se vuelvan «verdes» de envidia.

El estudio científico ha sido publicado en la revista en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.