Restos de 8.000 años cuentan una historia sorprendente sobre el linaje del sudeste de Asia

0
Restos de 8.000 años cuentan una historia sorprendente sobre el linaje del sudeste de Asia

Cuando los ancestros empezaron a utilizar las granjas, la forma de obtener alimentos mediante la recolección desapareció en la historia, pero nunca llegó a su fin. ¿Adoptaron los indígenas Hòbìnhian la agricultura o una oleada de agricultores migratorios de China tomó sus antiguas tradiciones?

Ninguna de estas dos hipótesis de larga data refleja toda la verdad, según un nuevo estudio internacional dirigido por el genetista evolutivo Eske Willerslev de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

«Nuestra investigación abarcó desde el Hòbìnhian hasta la Edad de Hierro y descubrimos que las poblaciones actuales del sudeste asiático derivan ancestros de al menos cuatro poblaciones antiguas», explica uno de los integrantes del equipo, el investigador de genética antiguo Fernando Racimo de la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

«Este es un modelo mucho más complejo de lo que se pensaba anteriormente».

Para su investigación, los investigadores extrajeron ADN de antiguos restos de esqueletos humanos de Malasia, Tailandia, Filipinas, Vietnam, Indonesia, Laos y Japón, y datan hasta 8.000 años.

En total, se estudiaron 26 secuencias del genoma humano antiguo, 25 del sudeste de Asia y una de Japón, y se compararon con el ADN de las personas que viven actualmente en el sudeste asiático.

Los resultados sugieren que el establecimiento de la agricultura y el registro migratorio de personas dentro y fuera del sudeste de Asia fue más desordenado y más rico que las explicaciones existentes que alguna vez se contemplaron.

«Ninguna interpretación [simple] se ajusta a la complejidad de la historia del sudeste asiático», escribe el equipo en el estudio.

«Tanto los cazadores-recolectores de Hòbhian y los agricultores de Asia oriental contribuyeron a la diversidad actual del sudeste asiático, con nuevas migraciones que afectan a las islas en el sudeste de Asia y Vietnam».

Un estudio separado dirigido por investigadores de la Universidad de Harvard – y publicado junto con la investigación de Willersley en Science – también utiliza los análisis de ADN para confirmar cómo múltiples, grandes olas de migración afectaron la composición genética de las personas en el sudeste de Asia durante los últimos 50.000 años.

Entre ellos, los resultados no solo resuelven algunas de las controversias más antiguas en la prehistoria del sudeste asiático, sino que también abren nuevos caminos en términos de genética evolutiva en esta parte del mundo, una región que no es ideal para preservar el ADN, debido a los efectos dañinos de su clima cálido y húmedo.

«Dedicamos una gran cantidad de esfuerzo a recuperar ADN antiguo del sudeste asiático tropical que podría arrojar nueva luz sobre esta área de rica genética humana», explica Willerslev.

«El hecho de que pudimos obtener 26 genomas humanos y arrojar luz sobre la increíble riqueza genética de los grupos en la región hoy en día es sorprendente».

El estudio ha sido publicado en Science.

Fuente: Science Alert