Los neandertales respiraban de manera diferente a nosotros

0
Los neandertales respiraban de manera diferente a nosotros

Un equipo de científicos han reconstruido la caja torácica y la columna vertebral de un hombre neandertal que murió hace unos 60.000 años, lo que los llevó a hacer un descubrimiento inesperado. Los neandertales no parecen respirar de la misma manera que los humanos modernos y sus espinas dorsales son mucho más rectas que las nuestras, lo que indica que tenían una postura erguida.

El tórax es el área del cuerpo donde la caja torácica y la columna vertebral forman una cavidad para el corazón y los pulmones. Comprender el tamaño y la forma del tórax neandertal es sumamente importante ya que proporciona información sobre su equilibrio y capacidad pulmonar, lo que a su vez nos dará una mejor idea de sus capacidades físicas.

Los científicos han debatido el tamaño y la forma del tórax de los neandertales durante 150 años, algunos sugieren que eran muy parecidos a los humanos y otros que tenían una imagen muy diferente a nosotros.

En el último estudio, publicado en Nature Communications, un equipo internacional de investigadores usó el esqueleto de un hombre neandertal encontrado en Israel en 1983. El esqueleto fue de gran interés ya que algunos científicos sugirieron que había sido enterrado deliberadamente, lo que generó preguntas sobre la sociedad neandertal. También representa uno de los tórax neandertales más completos jamás descubiertos.

El equipo utilizó tomografías computarizadas para crear una imagen 3D del tórax, combinando imágenes de vértebras, costillas y huesos pélvicos. Esto les permitió construir una imagen de cómo habría sido el cuerpo de los neandertales. Los hallazgos mostraron que su estructura era muy diferente a los de los humanos modernos.

Las costillas conectadas a la columna vertebral estaban en una dirección hacia adentro que forzó la cavidad torácica hacia afuera. Esto permitió que la columna vertebral se inclinara ligeramente hacia atrás. También significaba que sus espinas eran mucho más rectas que la de los humanos, sin la curva lumbar hacia la base. Este descubrimiento apoya la idea de que los neandertales caminaron erguidos. «La columna vertebral de Neandertal se ubica más dentro del tórax, lo que proporciona más estabilidad», dijo el autor principal, Asier Gomez-Olivencia, en un comunicado.

Los investigadores descubrieron que la forma de la caja torácica indica que tenían un diafragma más grande, por lo que habrían tenido una mayor capacidad pulmonar que los humanos. También dijeron que su tórax inferior más ancho y la orientación horizontal de las costillas indicarían que los neandertales dependían más del diafragma para respirar, a diferencia de los humanos que usan una combinación de nuestro diafragma y la expansión de la caja torácica para respirar.

Fotografía del esqueleto de Kebara 2 tal como fue encontrado
Fotografía del esqueleto de Kebara 2 tal como fue encontrado.
J. Trueba / Madrid Scientific Films

Patricia Kramer, una de las autoras del estudio, dijo que una mayor capacidad pulmonar habría permitido que más aire entrara y saliera de los pulmones. «Eso es útil en dos escenarios», dijo. «Cuando un individuo participa en una actividad física intensa y cuando el aire tiene una presión parcial baja de oxígeno (es decir, a una gran altitud). Los neandertales, en general, tienen marcas musculares bastante fuertes, que indican músculos grandes y poderosos, y huesos fuertes. Ya los hemos imaginado con vidas que requieren una actividad física intensa para realizar tareas de supervivencia. Es posible que haya sido necesario un mayor volumen pulmonar para proporcionar combustible a esos músculos».

Kramer dijo que los investigadores no saben cómo la respiración de los neandertales habría diferido de los humanos modernos; esto es algo que están estudiando actualmente. Ahora también está mirando lo que esto nos dice acerca de cómo los neandertales podrían haberse movido en sus entornos. «La movilidad es un aspecto fundamental de la vida de un individuo, como sabe cualquiera que haya tenido una lesión en la parte inferior del cuerpo o las extremidades, por lo que no puedo evitar preguntarme qué información nos permitirá saber cómo caminaron, cómo llevaban sus posesiones y sus bebés, cómo sus grupos se movían en viajes de alimentación y quiénes iban en el grupo, y dónde podrían haber viajado.

«Es fascinante, ¿no es así, pensar en ellos? Tan cerca de nosotros de muchas maneras y, sin embargo, tan definitivamente no somos nosotros».