Llegada de conquistadores causó la extinción de los primeros perros de América del Norte

0

Llegaron desde Siberia unos miles de años después de que los humanos emprendieran por primera vez el peligroso viaje hacia el continente norteamericano en busca de un nuevo hogar.

Durante milenios, las dos especies compartieron la tierra. Tal vez incluso cazaron juntos. Y luego, por alguna razón, los primeros perros que pusieron un pie en el Nuevo Mundo desaparecieron, dejando no solo un misterio por resolver sino algo mucho más siniestro.

Un estudio exhaustivo sobre el ADN de restos de perros antiguos encontrados en el continente americano ha descubierto una población de caninos distinta de los lobos y coyotes que ya vivían allí. Pero existió por un período que abarca solo 9.000 años.

En un giro bastante inquietante, también se descubrió que estos perros dejaron un legado, en la forma de una enfermedad bastante inusual.

Investigadores de todo el mundo colaboraron para comparar secuencias de ADN mitocondrial de 71 especímenes antiguos de perros norteamericanos y siberianos, así como ADN nuclear de otros 7 conjuntos de restos.

Los huesos más antiguos extraídos de una tumba en el oeste de Illinois ya habían sido datados mediante radiocarbono en poco más de 10.000 años, miles de años después de los primeros indicios de la presencia humana en el continente norteamericano.

La comparación de las secuencias con 145 genomas mitocondriales de otras especies de cánidos resultó en un árbol genealógico con los llamados «perros precontactos» en una rama propia, estrechamente relacionada con otro grupo antiguo de la isla Zhokhov en Siberia Oriental.

El hallazgo sugiere que los primeros perros en América no fueron acompañantes de las primeras comunidades pequeñas que viajaron fuera de Siberia, sino que fueron importados mucho más tarde o tuvieron razones para emprender la ardua migración hacia un nuevo territorio por su cuenta.

Perros durante la conquista de América
Perros durante la conquista de América

«Este estudio demuestra que la historia de los humanos se refleja en nuestros animales domésticos», dice el autor principal del estudio Greger Larson de la Universidad de Oxford.

«La gente en Europa y América era genéticamente diferente, y también lo eran sus perros».

Desde sus orígenes en Siberia, los perros se extendieron por el continente con asentamientos humanos, quedando parcialmente o incluso completamente domesticados a medida que pasaban los años.

Es probable que se parecieran a los lobos que los precedieron en unos pocos miles de años, también viajando a través del puente terrestre formado en la Era de Hielo.

El naturalista estadounidense del siglo XIX, John James Audubon, comentó : «Los perros indios que vi aquí se parecen tanto a los lobos salvajes, que me siento seguro de que si tuviera que encontrarme con uno de ellos en el bosque, con toda seguridad lo mataría como tal.»

Si bien aún no se ha confirmado, hay algunas señales de que los lobos y los coyotes heredaron algunos de los genes del perro pre-contacto.

Hoy estos perros lobo ya no existen. Su desaparición coincidió con la colonización, su destino final quedó en la especulación.

«Esto sugiere que algo catastrófico debe haber sucedido, y es probable que esté asociado con la colonización europea», dice Laurent Frantz de la Universidad de Oxford.

«Pero todavía no tenemos la evidencia para explicar esta repentina desaparición».

Las enfermedades introducidas son una posibilidad. Si ese fuera el caso, estos primeros perros podrían haber dejado un legado bastante inquietante.

Los tumores venéreos transmisibles caninos (CTVT) son una forma rara de cáncer que puede transmitirse entre los huéspedes, similar a la enfermedad mortal del tumor del diablo (DFTD) que amenaza a las poblaciones de demonios de Tasmania.

Como cáncer, las células contienen restos de su progenitor encerrado en sus propios genes.

Utilizando la secuencia del cáncer, los investigadores rastrearon la enfermedad de vuelta a un perro más estrechamente relacionado con perros pre-contacto que los modernos Arctic ones, que vivió no hace más de 8.225 años.

«Es increíble pensar que posiblemente el único sobreviviente de un linaje de perro perdido sea un tumor que se puede diseminar entre perros como una infección», dice la veterinaria de la Universidad de Cambridge, Maire Ní Leathlobhair.

La investigación adicional en genética y arqueología podría ayudar a desentrañar el misterio del triste destino de este antiguo perro.

Pase lo que pase, al menos ahora sabemos que merece tener un lugar distinto en los libros de historia.

Esta investigación fue publicada en Science.