«Hombre de hielo» de 5.300 años revela secretos de antiguas dietas

0
«Hombre de hielo» de 5.300 años revela secretos de antiguas dietas
Esta fotografía fue tomada durante la campaña de muestreo de contenido estomacal en noviembre de 2010 en Bolzano, Italia. Crédito: Eurac\M.Samadelli

En 1991, un grupo de excursionistas en los Alpes orientales italianos tropezaron con un cuerpo humano en la nieve que, al principio, se pensó que pertenecía a un individuo recientemente fallecido. Análisis posteriores revelaron que el cadáver, apodado «Ötzi el Hombre de Hielo», era en realidad la momia preservada naturalmente más antigua de Europa.

El descubrimiento de Ötzi, que murió hace unos 5.300 años, arrojó nueva luz sobre la vida de los europeos de la edad de cobre. Ahora, investigadores del EURAC Research Institute for Mummy Studies en Bolzano, Italia, han realizado el primer análisis en profundidad del estómago del Hombre de Hielo, que estaba lleno en el momento de la muerte, revelando detalles intrigantes sobre las dietas y los hábitos alimentarios de los humanos antiguos.

Los hallazgos, que se publican en la revista Current Biology, muestran que el contenido del estómago de Ötzi, que incluía carne salvaje de cabra montés y venado rojo, cereales y rastros de helechos tóxicos, era notablemente alto en grasas.

Los científicos utilizaron técnicas microscópicas y enfoques moleculares más avanzados para analizar muestras del estómago de Ötzi con el fin de crear una imagen de la dieta del Hombre de Hielo antes de su muerte. Su análisis mostró que alrededor de la mitad del contenido del estómago era grasa.

Según los investigadores, esta alta proporción de grasa fue inesperada, aunque dicen que tal dieta habría sido beneficiosa dado el duro ambiente alpino.

«El ambiente alto y frío es particularmente desafiante para la fisiología humana y requiere un suministro de nutrientes óptimo para evitar el rápido ayuno y la pérdida de energía», dijo Albert Zink, de EURAC, en un comunicado. «El hombre de hielo parecía haber sido plenamente consciente de que la grasa representa una excelente fuente de energía».

Parece que la carne salvaje probablemente se comió fresca, o incluso se pudo haber secado antes del consumo, según el análisis.

La presencia de helechos tóxicos en el estómago fue más difícil de explicar, pero los investigadores sugieren que Ötzi puede haber estado sufriendo problemas intestinales y tomó los helechos como un medicamento. También existe la posibilidad de que usara las hojas de helecho para envolver los alimentos, y sin querer consumió las toxinas.

La preservación del tracto gastrointestinal y la textura del contenido del Hombre de Hielo. La imagen radiográfica muestra el estómago completamente lleno (asterisco) y las asas intestinales del tracto gastrointestinal inferior (flechas). Las muestras de contenido del estómago (izquierda, asterisco) y de dos sitios diferentes en el tracto gastrointestinal inferior (centro, derecha) que se rehidrataron en phosphate buffer se muestran debajo de la imagen radiográfica
La preservación del tracto gastrointestinal y la textura del contenido del Hombre de Hielo. La imagen radiográfica muestra el estómago completamente lleno (asterisco) y las asas intestinales del tracto gastrointestinal inferior (flechas). Las muestras de contenido del estómago (izquierda, asterisco) y de dos sitios diferentes en el tracto gastrointestinal inferior (centro, derecha) que se rehidrataron en phosphate buffer se muestran debajo de la imagen radiográfica. Crédito: Instituto de estudios de la momia \ Eurac Research \ Frank Maixner

Curiosamente, los investigadores no sabían dónde estaba el estómago de Ötzi hasta que las tomografías computarizadas del cuerpo se volvieron a investigar en 2009. Esto se debe a que el órgano se movió hacia arriba durante el proceso de momificación, quedando justo debajo de las costillas donde normalmente están los pulmones.

«El material del estómago estaba, en comparación con las muestras del intestino delgado analizadas anteriormente, extraordinariamente bien conservado, y también contenía grandes cantidades de biomoléculas únicas, lo que abrió nuevas oportunidades metodológicas para abordar nuestras preguntas sobre la dieta de Otzi», dijo Frank Maixner, también de EURAC.

Fuente: Newsweek