Hallan una ciudad «perdida» de 4.000 años que bordeaba con Mesopotamia

0
Hallan una ciudad «perdida» de 4.000 años que bordeaba a Mesopotamia
Uno de los edificios públicos de Kunara durante las excavaciones. Solo se conoce una pequeña parte de este edificio de 25 m x 40 m, que se cree que data de finales del 3er milenio (aprox. 2200 a.C). Crédito: A. Tenu/Mission archéologique française du Peramagron

Una antigua «ciudad perdida» fue descubierta en el Kurdistán iraquí, que aparentemente prosperó al lado del primer imperio de Mesopotamia, los acadios, hace 4.000 años.

El descubrimiento del asentamiento sorprendió a los arqueólogos franceses que trabajaban en el sitio de Kunara en el actual Kurdistán, a pesar de haber trabajado allí desde 2012. No esperaban encontrar los restos de una ciudad que data del tercer milenio antes de Cristo.

Christine Kepinski, quien fue la primera en identificar el sitio como un área potencial para explorar, dijo:

«No esperábamos descubrir una ciudad aquí en absoluto».

La excavación de Kunara

Realizar excavaciones en el lugar solo fue posible para investigadores después del derrocamiento del líder iraquí Saddam Hussein en 2003 y el posterior asentamiento del Kurdistán como su propia región autónoma. Ahora, está revelando los secretos de un pueblo que vivió aproximadamente en el año 2200 a.C.

Aline Tenu, de la Mission archéologique française du Peramagron, dijo:

«La ciudad de Kunara proporciona nuevos elementos relativos a un pueblo hasta ahora desconocidos que se ha mantenido en la periferia de los estudios de Mesopotamia».

Ubicados en la base de las montañas Zagros, cinco sitios de excavación en Kunara han revelado grandes cimientos de piedra que se extienden a docenas de metros y evidencia de granjas de ganado, irrigación y agricultura, sugiriendo una ciudad exitosa de gente de montaña que vivía junto a la frontera occidental del Imperio acadio, el primer y más antiguo imperio del mundo.

Tablillas de arcilla con escritura cuneiforme

También se descubrió una vasta colección de tablillas de arcilla, de aproximadamente 10 centímetros cuadrados, inscritas con escritura cuneiforme, uno de los primeros sistemas de escritura, que usan estiletes en forma de cuña en arcilla, que registran cosas como el intercambio de harina en lengua local y regional.

La primera tableta cuneiforme descubierta en Kunara. Es un texto administrativo que registra las entregas de diferentes tipos de harina
La primera tableta cuneiforme descubierta en Kunara. Es un texto administrativo que registra las entregas de diferentes tipos de harina. Crédito: A. Tenu / Mission archéologique française du Peramagron

Estos son de particular importancia, ya que mostraron que los escribas de la ciudad «tenían un firme conocimiento de la escritura acadia y sumeria, así como la de sus vecinos mesopotámicos», según el especialista en cuneiforme del CNRS, Philippe Clancier. Estas pistas lingüísticas podrían revelar la dinámica política entre la ciudad y su gigante vecino.

Otros artículos encontrados también indican que la ciudad era rica y próspera y tenía relaciones comerciales con regiones lejanas. Además de huesos de ovejas y cerdos, encontraron restos de leones y osos, que eran animales de prestigio en ese entonces (piense en las infames cazas de leones de los asirios ) que sugieren que la ciudad realizó cacerías reales o recibió regalos reverentes.

También se descubrieron herramientas y cerámicas hechas de materiales que solo podrían haberse comprado o comercializado.

Fragmento de una punta de flecha hecha de obsidiana. La obsidiana proviene de Anatolia, a varios cientos de kilómetros de Kunara
Fragmento de una punta de flecha hecha de obsidiana. La obsidiana proviene de Anatolia, a varios cientos de kilómetros de Kunara. Crédito: F. Marchand / Mission archéologique française du Peramagron

Tenu agregó:

«La ciudad incluso debe haber sido bastante próspera, debido a que piedras raras como la obsidiana [y la cornalina, una piedra semipreciosa de gemas] se usaron para producir herramientas completamente comunes. La ciudad probablemente aprovechó su ubicación estratégica en la frontera entre el reino iraní en el este y el reino mesopotámico en el oeste y el sur».

El equipo continuará excavando para intentar descubrir el destino de esta ciudad inusual, curiosamente exitosa a pesar de estar en la periferia y no formar parte de un imperio gigante. Desafortunadamente, aún no han descubierto nada que sugiera el nombre original de la ciudad.