Hallan esqueleto de guerrero con prótesis de cuchillo en vez de mano

0
Hallan esqueleto de guerrero con prótesis de cuchillo en vez de mano
Guerrero mapuche Galvarino, como analogía del recientemente descubierto guerrero lombardo

Un reciente informe de arqueólogos italianos informa sobre un extraño caso de hace unos 1.400 años, que implica a un hombre que se colocó una prótesis en el brazo con un cuchillo para ser utilizada como arma, luego de que su brazo habría sido amputado.

Como se describe en la Journal of Anthropological Sciences, un esqueleto desenterrado de la famosa región Veneto del cementerio de Longobard demuestra que el individuo no solo sobrevivió durante años después de la amputación de su antebrazo derecho, sino que también usó regularmente una prótesis con puntas afiladas.

Los autores escribieron:

“Este varón de Longobard muestra una notable supervivencia después de una amputación de la extremidad anterior durante la era pre-antibiótica. No solo se ajustó muy bien a su condición, lo hizo con el uso de un dispositivo derivado de la cultura, junto con un considerable apoyo de la comunidad. Lo más probable es que tuviera una prótesis que se usara para proteger el muñón”.

Descubierta por primera vez en la década de 1970, la necrópolis de Povegliano Veronese sirvió de cementerio para la cultura longobarda que prosperó en la región entre los siglos VI y VIII. Una sociedad basada en los guerreros, los longobardos se establecieron en el norte de Italia en aproximadamente 568 d.C., después de emigrar de la Alemania moderna.

Aunque los restos del hombre con una sola mano ya se habían estudiado anteriormente, el equipo dirigido por la investigadora de antigüedades Ileana Micarelli realizó el análisis más exhaustivo hasta la fecha de los huesos y los productos encontrados junto a ellos.

Una foto y un dibujo de los restos con la hebilla y el cuchillo en la posición en que fueron descubiertos
Una foto y un dibujo de los restos con la hebilla y el cuchillo en la posición en que fueron descubiertos. Crédito: Journal of Anthropological Sciences, 2018

Se estima que el hombre tenía entre 40 y 50 años en el momento de su muerte, y el brazo parece haber sido amputado por un trauma de fuerza contundente en una de tres circunstancias: un procedimiento médico intencionado para eliminar una lesión incurable, cortado en batalla , o como un «castigo judicial».

Independientemente de cuál de estos escenarios sea el correcto, el examen del muñón óseo indica que el corte se realizó a propósito y se atendió cuidadosamente la herida resultante. Los callos bien curados en las puntas de los huesos respaldan la hipótesis de que algo, como una prótesis, estaba regularmente unido al área.

Según el documento, los restos del hombre también mostraron desgaste desigual en los dientes, pérdida ósea del húmero derecho y una orientación inusual de su hombro derecho; cambios físicos que, en conjunto, podrían haberse originado por los movimientos habituales de tirar de un dispositivo protésico y apretar su (s) correa (s) con los dientes.

La suposición proviene de la disposición de la hoja de hierro, la hebilla de bronce en forma de D y el material parecido al cuero, quizás las fijaciones de la prótesis, cerca del muñón del hombre. Dadas las ubicaciones de los artículos, los autores especulan que el hombre fue enterrado con su prótesis con cuchilla, y luego se movió a su posición actual después de que su carne se descompuso.

El estudio científico ha sido publicado en Journal of Anthropological Sciences.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here