Hallan dos bebés enterrados hace 12.000 años usando cascos hechos de cráneos de niños

0
Hallan dos bebés enterrados hace 12.000 años usando cascos hechos cráneos de niños
Los bebés fueron enterrados con cascos hechos con cráneos de niños. Crédito: Sara Juengst

Un equipo de arqueólogos han descubierto que hace dos mil doscientos años, enterraron a dos bebés con «cascos» hechos con los cráneos de otros niños.

Los restos de los dos bebés fueron encontrados con otros nueve entierros en un sitio llamado Salango, en la costa del centro de Ecuador. Los arqueólogos que excavaron los entierros entre 2014 y 2016 publicaron recientemente los detalles de sus hallazgos en la revista Latin American Antiquity.

El equipo dice que este es el único caso conocido en el que los cráneos de los niños se usaron como cascos para los bebés que fueron enterrados. Los científicos no saben qué mató a los bebés y niños.

Los cascos fueron colocados firmemente sobre las cabezas de los bebés, encontraron los arqueólogos. Es probable que los cráneos de los niños mayores todavía tuvieran carne cuando se convirtieron en cascos, porque sin carne, los cascos probablemente no se habrían mantenido unidos, señalaron los arqueólogos.

La «cara de un bebé miró a través y fuera de la bóveda craneal», el espacio en el cráneo que sostiene el cerebro, escribieron los arqueólogos.

Curiosamente, se encontró una «falange de la mano», un tipo de hueso, encajada entre la cabeza del niño y el casco. No saben a quién pertenecía la falange de la mano, dijo Sara Juengst, autora principal del artículo y profesora de antropología en la Universidad de Carolina del Norte, Charlotte. Juengst señaló que otras pruebas, como las que usan ADN e isótopos de estroncio (variaciones de un elemento con diferentes números de neutrones), pueden ayudar a identificar al dueño de los huesos.

Se encontraron lesiones en los restos de ambos bebés (a y d), lo que sugiere que el bebé sufrió algún tipo de estrés corporal, tal vez debido a la desnutrición. Uno de los cascos de calavera se puede ver en las fotos b y c
Se encontraron lesiones en los restos de ambos bebés (a y d), lo que sugiere que el bebé sufrió algún tipo de estrés corporal, tal vez debido a la desnutrición. Uno de los cascos de calavera se puede ver en las fotos b y c. Crédito: Sara Juengst

Cascos de hueso infantil

Los arqueólogos no están seguros de por qué se colocaron cascos hechos con cráneos de niños en las cabezas de los bebés. «Puede representar un intento de garantizar la protección de estas almas ‘presociales y salvajes’», escribieron los arqueólogos. Cerca de los infantes, el equipo arqueológico también descubrió figuras ancestrales, que representan ancestros, hechas de piedra. Este hallazgo respalda esta idea de protección, ya que su presencia indica una «preocupación por proteger y potenciar aún más las cabezas», escribieron los arqueólogos.

El trabajo anterior sugiere que una erupción volcánica cubrió el área en cenizas no mucho antes de que los bebés fueran enterrados. Esta erupción puede haber afectado la producción de alimentos, y los huesos recientemente descubiertos sugieren que los bebés y los niños sufrían de desnutrición, dijeron los investigadores.

Es posible que «el tratamiento de los dos bebés fuera parte de una respuesta ritual más grande y compleja a las consecuencias ambientales de la erupción», escribieron los arqueólogos, señalando que «se necesita más evidencia para confirmar esto».

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Latin American Antiquity.