Este esqueleto de la Edad de Hierro fue «asesinado» al menos dos veces para evitar que se levantara de entre los muertos

0
Este esqueleto de la Edad de Hierro fue «asesinado» al menos dos veces para evitar que se levantara de entre los muertos
Los restos de los hombres hallados. Crédito: The MAP Archaeological Project

Un equipo de arqueólogos que estaban excavando un sitio en el pueblo de Yorkshire de Pocklington, Reino Unido, han descubierto dos tumbas muy inusuales. La primera es de un joven guerrero, que aparentemente murió por causas naturales, pero posteriormente fue apuñalado y golpeado en lo que los expertos creen que pudo haber sido un intento de mantener su cuerpo y alma encerrados para siempre en la otra vida. El segundo es un hombre anciano, y aparentemente elevado, que descansa en un carro junto a dos caballos (sin cabeza).

El sitio de Pocklington se remonta a la Edad del Hierro, un período de la historia que (en Gran Bretaña) duró desde aproximadamente 800 a.C. hasta 43 d.C. y la llegada de los romanos. Según los expertos, se han descubierto casi 100 enterramientos en este sitio, pero estas tumbas en particular se habrían realizado en algún momento del siglo III a.C.

Un análisis exhaustivo del joven, que los arqueólogos dicen que tenía entre 17 y 23 años al momento de la muerte, revela que «murió» dos (o más veces). Después de sucumbir a causas naturales, el hombre fue apuñalado de manera ritual un total de nueve veces. Cinco veces por lanzas con puntas de hierro y cuatro veces por lanzas con puntas de hueso. Los arqueólogos dicen que también fue golpeado con un golpe letal en la cabeza con un arma similar a un palo.

¿Por qué? Se desconoce, pero los expertos han lanzado un par de teorías.

Podría ser que el ritual se realizara por respeto. El hombre era claramente un guerrero, pero murió de causas naturales, no en el campo. Para darle una muerte que corresponde a su condición de luchador, puede ser que a su cadáver se le haya dado el honor de la muerte de un guerrero, dicen los arqueólogos. O, más espantosamente, puede haber sido puesto en el suelo con vida antes de ser asesinado ritualmente. No sería el primer ejemplo de un homicidio en la Edad de Hierro (con el nombre encantador de «cuerpos de pantanos»), incluso si este ejemplo en particular no se encontrara enterrado en un pantano. Sin embargo, los arqueólogos consideran que esto es menos probable. La posición del cuerpo enterrado (como un feto) y la falta de heridas defensivas sugieren que no fue un asesinato.

Los dos caballos sin cabeza
Los dos caballos sin cabeza. The MAP Archaeological Project

Alternativamente, la intención del ritual puede haber sido asegurar que el joven permaneciera muerto, un acto realizado a partir de una superstición de la Edad de Hierro de seres similares a los «vampiros». La concepción moderna de un vampiro (piense en Drácula, con un atuendo victoriano y apariencia demacrada, en lugar de brillante) puede ser una invención relativamente reciente, pero las raíces del vampirismo y los demonios que chupan la sangre generalmente se pueden rastrear hasta los tiempos antiguos. En Umbría, Italia, por ejemplo, los arqueólogos recientemente desenterraron los restos de un niño del siglo quinto enterrado con una roca en la boca para evitar cualquier actividad sobrenatural.

Paula Ware de MAP Archaeological Practice le dijo a Yorkshire Post que cree que el ritual se realizó para «liberar el espíritu del joven» por respeto a la comunidad.

«Nunca lo sabremos porque no había una palabra escrita y solo podemos especular», agregó.

La segunda tumba, a solo 55 metros de distancia, revela los huesos de un hombre que había estado en sus sesenta o setenta años cuando murió. El hombre fue enterrado en un carro, vestido con su ropa y un elaborado broche de oro y tendido junto a un escudo de madera, cuero y bronce, así como una media docena de huesos de cerdo, probablemente comidos durante su funeral. Lo más extraño de todo, son los dos esqueletos de caballos sin cabeza unidos al carro. Debido a su posición de pie, los arqueólogos creen que fueron enterrados vivos hasta que ya no pudieron moverse. En este punto, piensan que los animales fueron decapitados. Las cabezas pueden haber sido colocadas encima del entierro para mantener la guardia.