Esta mujer con tatuajes de hace 3.000 años podría haber sido una sacerdotisa respetada

0
Esta mujer con tatuajes de hace 3.000 años podría haber sido una sacerdotisa respetada
Crédito: Ministry of Antiquities

Cuatro años después de que se descubriera un torso momificado decorado con tatuajes únicos en una tumba de Luxor, las autoridades egipcias confirmaron oficialmente que los restos pertenecían a una figura religiosa muy respetada que murió a finales de los veinte o treinta años.

Los restos inusuales representan un ejemplo temprano de tatuajes religiosos complejos en el antiguo Egipto, agregando evidencia a la hipótesis de que una forma tan detallada de modificación corporal podría haber convertido a las mujeres en objetos del ritual divino o mágico.

«Los estudios científicos y arqueológicos revelan que es la momia de una mujer que probablemente vivió entre 1300 y 1070 a.C. y que murió cuando tenía entre 25 y 34 años», anunció la semana pasada el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa el Waziri.

El anuncio podría ser reciente, pero el Instituto Francés de Arqueología Oriental descubrió el torso en el sitio arqueológico de Deir El-Madina Village en la orilla oeste de Luxor en 2014, dentro de una tumba que mostraba claros signos de saqueo.

Sin manos, piernas, cabeza o pelvis, no fue fácil decir mucho sobre la edad del cuerpo. La tumba saqueada también proporcionó algunas pistas con respecto a su historia, lo que dejó a los investigadores dispuestos a entender más sobre sus antecedentes con una tarea formidable.

Lo que sí tenían era un cuerpo adornado con más de 30 diseños intrincados entintados en su piel preservada a través de sus hombros, cuello, espalda y brazos.

Algunos eran de flores de loto y babuinos sentados, indicando propiedades mágicas de curación o protección contra enfermedades. La mayoría estaban claramente destinados a ser visibles.

Pero fue la multitud de ojos estrechos bordeados por líneas serpenteantes lo que realmente se destacó.

«En cualquier ángulo en que mires a esta mujer, ves un par de ojos divinos que te miran», explicó la bioarqueóloga Anne Austin de la Universidad de Stanford en una reunión de antropólogos en 2016.

Los numerosos ojos «wadjet» u Horus que decoraban su cuerpo no se hubieran visto fuera de lugar en las paredes del templo, como en el lugar donde se adoraba a la diosa Hathor.

Lo que llevó a los investigadores a preguntarse: ¿era este el cuerpo de algún tipo de sacerdotisa?

Los tatuajes figurativos en el antiguo Egipto se remontan al menos a 5.000 años. Antes de esto, el arte corporal consistía principalmente en puntos y líneas simples.

Crédito: French Institute of Oriental Archaeology

Los ejemplos antiguos de tatuajes más complejos se destacan porque son increíblemente raros, lo que dificulta hacer mucho más que especular su significado.

Los arqueólogos pueden hacer suposiciones informadas basadas en los patrones que encuentran en las figurillas, pero es un salto suponer que estas imágenes representan tatuajes con precisión como lo eran en realidad.

En 1891, un egiptólogo francés llamado Eugène Grébaut descubrió una especie de piedra de Rosetta para tatuajes en un viejo ataúd de madera: los restos momificados de una mujer de la dinastía 11 o 12 (hace unos 4.000 años).

Gracias a sus propios patrones bellamente entintados que se parecían a los que se encuentran en pequeñas estatuas y esculturas religiosas, llegó a ser conocida como Amunet, Sacerdotisa de la Diosa Hathor .

Solo hay un problema; ha habido un debate sobre si a las mujeres se les habría permitido actuar como figuras religiosas en muchas de las sectas de Egipto, con todo lo relacionado con la menstruación y todo.

El solo hecho de tener símbolos sagrados no hizo de Amunet una mujer santa.

Con este hallazgo más reciente, la discusión volvió a reavivarse sobre si la mujer con imágenes mágicas y divinas grabadas en su carne podría haber sido una figura religiosa, o si los tatuajes tenían algún otro propósito, tal vez para curarla de la enfermedad.

Los investigadores expresaron su opinión al respecto hace dos años y publicaron un estudio que redujo su edad en el momento de la muerte según el crecimiento y la densidad de los huesos.

También argumentaron que esta figura era de hecho alguien de algún significado religioso. Esos tatuajes, sugieren, incluso podrían haberla convertido en un objeto de ritual divino.

Citan evidencia de que las mujeres podrían ser conductos del poder divino y se refieren a ejemplos de «mujeres sabias» del mismo período de tiempo.

«Esta suposición nos lleva a afirmar que nuestra mujer tatuada también fue quizás una de estas mujeres sabias o, al menos, una especie de maga», sugieren en su informe.

Claramente, se ha tomado algún tiempo para que los funcionarios de Egipto reflexionen sobre el concepto. El Consejo Supremo de Antigüedades ahora reconoce que los restos representan, de hecho, una figura que tuvo un papel de cierta importancia religiosa en la historia de Egipto.

Después de unos 3.000 años, es maravilloso ver que su cuerpo decorado puede ser apreciado una vez más como una obra de arte.