Esqueletos medievales revelan una antigua e inusual de enfermedad ósea que causó la muerte de personas de tan solo 35 años

0

Una forma antigua, inusualmente agresiva, de la enfermedad ósea de Paget se ha descubierto en esqueletos medievales del noroeste de Inglaterra.

La enfermedad ósea de Paget hace que el nuevo material óseo crezca más rápido y más débil de lo que normalmente es, lo que lleva a complicaciones.

Los investigadores utilizaron análisis de proteínas y ARN para mostrar que la enfermedad que afectaba a los esqueletos era similar, pero no idéntica, a la enfermedad de Paget moderna.

La enfermedad afectó al 16 por ciento de todos los restos encontrados durante las excavaciones, con hasta el 75 por ciento de los esqueletos afectados por la enfermedad y algunos murieron a los 35 años.

Los casos sospechosos de la enfermedad se habían encontrado anteriormente en otros restos, pero estos diagnósticos eran inciertos y, por lo tanto, la historia de la enfermedad no estaba clara.

La enfermedad ósea de Paget es un trastorno común que interfiere con el proceso natural de reciclaje óseo del cuerpo. Hace que se genere hueso nuevo más rápido de lo normal, pero es más suave y más débil de lo que debería ser (En la foto: una clavícula que muestra signos visibles de la afección)
La enfermedad ósea de Paget es un trastorno común que interfiere con el proceso natural de reciclaje óseo del cuerpo. Hace que se genere hueso nuevo más rápido de lo normal, pero es más suave y más débil de lo que debería ser (En la foto: una clavícula que muestra signos visibles de la afección)

El bioquímico Robert Layfield de la Universidad de Nottingham y sus colegas analizaron por primera vez seis de los esqueletos medievales que se han desenterrado del sitio de Norton Priory en Cheshire, en el noroeste de Inglaterra.

El sitio del priorato contiene los restos de una abadía que se remonta a entre los siglos XII y XVI.

Los investigadores encontraron que cada uno de los restos mostraba cambios similares a los observados en los casos modernos de la enfermedad ósea de Paget.

Sin embargo, los cambios en la estructura de los huesos fueron más extensos que en los casos modernos, afectando hasta el 75 por ciento de cada uno de los esqueletos.

Al examinar la colección de los 130 esqueletos medievales que se han excavado en el sitio del priorato, los investigadores encontraron que la enfermedad era muy prevalente, afectando al 16 por ciento de los individuos.

Una sección transversal de una clavícula no afectada
Una sección transversal de una clavícula no afectada

Al determinar la edad de los esqueletos en el momento de su muerte, los investigadores encontraron que aquellos con la enfermedad habían muerto tan solo a los 35 años.

Los autores, dirigidos por el Dr. Barry Shaw de la Universidad de Nottingham, escriben en el estudio:

«Identificamos una forma antigua y atípica de la enfermedad ósea de Paget (PDB) en una colección de esqueletos medievales que muestran cambios patológicos inusualmente extensos, alta prevalencia de la enfermedad, y bajas estimaciones de edad de muerte».

Se cree que la enfermedad ósea de Paget se originó en Europa occidental, específicamente en el Reino Unido.

Las poblaciones de ascendencia británica tienen la prevalencia más alta de la enfermedad, que en la actualidad se sitúa en aproximadamente el dos por ciento de las personas mayores de 55 años.

El noroeste de Inglaterra, donde se encuentra el sitio del priorato, es un punto de acceso particular para los incidentes de la enfermedad ósea de Paget.

Los arqueólogos han desenterrado previamente restos humanos, que datan de la época romana, y que han mostrado posibles signos de la enfermedad.

El sitio del priorato (en la foto) donde se encontraron los esqueletos contiene los restos de una abadía que se remonta a entre los siglos XII y XVI.
El sitio del priorato (en la foto) donde se encontraron los esqueletos contiene los restos de una abadía que se remonta a entre los siglos XII y XVI.

A pesar de esto, la historia exacta de la condición sigue sin estar clara.

A pesar de las características inusuales de los esqueletos afectados por la enfermedad, los análisis basados ​​en proteínas de muestras tomadas de los restos revelaron la presencia de secuencias de una forma anormal de una proteína llamada p62, que desempeña un papel fundamental en la enfermedad de Paget.

Los investigadores recuperaron más del 60 por ciento de la antigua secuencia de proteína p62.

Además, la secuenciación de ARN de un tumor óseo maligno en uno de los esqueletos particularmente afectados reveló una alta expresión de una pequeña molécula de ARN que prevalece de manera similar en los casos modernos de la enfermedad ósea de Paget.

El ARN actúa como un mensajero para el ADN, que lleva las instrucciones del cuerpo para la creación de proteínas.

Los autores sugieren que identificadores similares para otros trastornos esqueléticos podrían estar presentes en antiguos restos humanos.

Los hallazgos completos del estudio fueron publicados en la revista PNAS.