Cultivan mini cerebros de neandertal en laboratorio para explicar por qué se extinguieron

0
Cultivan mini cerebros de neandertal en laboratorio para explicar por qué se extinguieron

Los neandertales están «resucitando» después de 40.000 años de extinción.

Científicos de la University of California, San Diego (UCSD) están utilizando la tecnología CRISPR para cultivar cerebros de Neanderthal del tamaño de un guisante en placas de Petri. El plan, informa Live Science, es averiguar por qué exactamente esta especie de homínido en particular murió hace tantos años, y por qué nuestros primeros antepasados ​​modernos no lo hicieron.

¿El cambio climático mató a los neandertales? ¿O las enfermedades? Algunos han sugerido que los humanos primitivos se aparearon con sus primos hasta la extinción. Otros dicen que la constante expansión del Homo sapiens fuera de África «condenó» a los neandertales.

Una hipótesis, que surge una y otra vez, es que se reduce al tamaño y la estructura del cerebro. En resumen, su inteligencia y habilidades sociales no podían competir con las de nuestros antepasados. Y es este debate particular que el equipo de UCSD espera resolver.

La investigación fue presentada en una conferencia llamada Imagination and Human Origins, celebrada en UCSD el 1 de junio. Aún está por publicarse.

El equipo usó datos de ADN de Neandertal, previamente recolectados de fósiles y luego secuenciados en un genoma digital, y los comparó con datos de ADN de humanos modernos. Decidieron concentrarse en un gen codificante de proteínas en particular, NOVA1, de un máximo de 200 posibles. Este gen desempeña un papel crucial en el desarrollo cerebral temprano y se asocia con afecciones neuronales que incluyen el autismo y la esquizofrenia. Curiosamente, su expresión es casi idéntica tanto en el ADN humano como en el Neandertal. Solo un par de bases separa a los dos.

El siguiente paso fue construir los cerebros. El proceso de crecimiento de órganos (u organoides) en un laboratorio (o, de hecho, en un cerdo , una rata o una oveja ) no es nuevo en sí mismo, pero para «neandertalizar» los mini cerebros, los científicos utilizaron un gen técnica de edición (CRISPR) en células madre humanas. Después de seis a ocho meses, los cerebros, o «neanderóides», como los llaman los científicos, estuvieron «maduros» y medían aproximadamente 0.5 centímetros (0,2 pulgadas).

Comparado con organoides cerebrales de células cerebrales ordinarias, las células neandertales difieren en apariencia y comportamiento.
Comparado con organoides cerebrales de células cerebrales ordinarias, las células neandertales difieren en apariencia y comportamiento.

Los investigadores notaron diferencias importantes entre los neanderóides y los equivalentes humanos modernos. Por ejemplo, había menos conexiones entre las neuronas en los Neanderóides. Los que estaban allí se veían diferentes, mucho más como cerebros autistas, explicó Muotri, que tiene un hijastro con la enfermedad.

«No quiero que las familias concluyan que estoy comparando niños autistas con neandertales, pero es una observación importante», dijo a ScienceMag. «En los humanos modernos, este tipo de cambios están relacionados con defectos en el desarrollo cerebral que se necesitan para la socialización. Si creemos que es una de nuestras ventajas sobre los neandertales, es relevante».

La forma también fue diferente. Los Neanderóides tenían una apariencia de «palomitas de maíz». Por el contrario, los organoides cerebrales humanos modernos cultivados en laboratorios tienden a ser circulares.

Todo es muy interesante, pero la investigación tiene límites. Los organoides no son directamente comparables a un cerebro adulto completamente formado, señaló Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, y agregó: «Hay muchos experimentos de control por hacer, y estoy bastante esperanzado de que superemos esas dudas». Su equipo también está llevando a cabo investigaciones sobre cerebros de Neanderthal usando métodos similares.